• Cómo instalar un descalcificador electrónico en casa

  • Cómo instalar un descalcificador electrónico en casa

    La cal es un elemento que se encuentra muy comúnmente en el agua de nuestras tuberías, pero según el lugar de donde proceda, puede hacer que esta sea potable o no. Cuando un agua contiene mucha cal y otros elementos, se le dice que tiene una dureza alta y por lo tanto no es recomendable su consumo, ya que esta cal, al entrar en el organismo, hace mucho más complicada su digestión, pudiendo provocar problemas de riñón al intentar filtrarla. Para solucionar este problema y evitar el consumo de agua embotellada, ahorrando mucho dinero y ganando en salud, lo mejor es instalar un descalcificador electrónico en la vivienda, siendo productos que a la larga son una gran inversión, haciendo que el agua se vuelva apta para el consumo tanto para beber como para cocinar.

    ¿Cómo instalar un descalcificador electrónico?

    Para comenzar con la instalación del descalcificador, tienes que tener algunos puntos importantes. El primero de ellos es que este aparato tiene que colocarse muy cerca de la toma de agua principal, es decir cerca del fregadero, ya que es donde beberás agua o la utilizarás para cocinar. Por este motivo, busca un sitio donde colocar este producto, ya que necesitarás un espacio amplio, debiendo de resituar muchos de los objetos que posiblemente tenías. Por otro lado, tienes que saber que los modelos van a variar según para el número de personas que vivan en la vivienda. Cabe destacar que cuantas más personas vivan, el consumo de agua será mayor, por lo que se recomienda que estos aparatos sean más grandes o tengan mayor potencia.

    Una vez que tienes todo comprobado y listo, necesitarás además comprar ciertos productos, o tenerlos por casa, entre ellos se encuentran llaves de paso, sobre todo si las tuberías que tienes en casa son de polibutileno o de terrain. Necesitarás también varios codos o tes con rosca, para conducir el agua hacia la máquina. Es cierto que estos accesorios en muchas ocasiones te vienen ya dentro del producto, pero como cada instalación es diferente, según el modelo que hayas comprado y el lugar donde esté instalado va a variar, cada montaje requerirá de unas conexiones diferentes. En el caso de no saber que es lo que vas a necesitar, o te sientes perdido, la mejor solución es llamar a un fontanero, ya que ellos serán capaces de ponerte toda la maquinaria en funcionamiento en el menor tiempo posible y con unos precios más baratos de lo que puedes pensar.

    Por último, y como consejo del fabricante, debes de comprar al menos dos sacos de sal de 25 kilos para la puesta en marcha, algo que en el manual de instrucciones del descalcificador electrónico te explicarán y que también te comentaremos más abajo.

    ¿Cómo instalar un descalcificador electrónico paso a paso?

    Lo ideal en todo momento es que este producto lo vayas a instalar en la entrada del agua de toda la casa. Con esto conseguiremos que el funcionamiento llegue a la totalidad de la instalación, por lo que, tanto el grifo de la cocina, como los sanitarios o el baño puedan disfrutar de un agua limpia y libre de cal. Cuando has localizado dicha entrada, lo que deberás de hacer es encontrar la llave que cierra el paso del agua de toda la vivienda, haciendo esto te asegurarás que no habrá fugas ni inundaciones, ya que. al tener tuberías abiertas, es posible que salga el agua de ellas.

    El siguiente paso consistirá en cortar la tubería principal de la vivienda. Necesitaremos un tramo de aproximadamente medio metro, lugar donde colocaremos más adelante el descalcificador. La tubería puede encontrarse de manera externa, siendo más fácil trabajar con ella, o empotrada en la pared, por lo tanto, tendremos que picar la pared antes de ponernos manos a la obra.

    El tercer paso es opcional, aunque muy recomendable para disponer en todo momento de agua. Se trata de lo que habitualmente se llama como by-pass, que se refiere a una instalación paralela a la que ya estaba creada. Con esto se consigue que se pueda disponer tanto de agua normal, como de agua descalcificada. Esto es útil para alargar la vida de tu descalcificador y sobre todo, para ahorrar en filtros, ya que si el agua que utilizarás va a ir destinada al riego de plantas, o a la limpieza de la vivienda, va a dar igual que tenga cal, por lo que tan solo tendrás que abrir la llave de paso del agua normal y cerrar la que va limpia. Es una instalación algo más complicada, por lo que contratar a un fontanero será la mejor opción.

    El siguiente paso que tendrás que realizar en tu instalación será la colocación de los filtros. Estos se encuentran dentro de vasos o portafiltros, en los que se mantendrá a raya los sedimentos, evitando que entren en el aparato y puedan llegar a dañarlos. Estos filtros tienen que tener unas dimensiones menores de las 50 micras, puesto que de ser más grandes pasarían más elementos en suspensión y podrían estropear la maquinaria.

    Una vez que has instalado todo lo anterior, deberás de comprobar que todas las conexiones se encuentran en perfecto estado y que no va a haber fugas. Comprueba bien tanto las nuevas tuberías que has colocado en el caso de que hayas hecho el by-pass, como también las que irán al descalcificador, de esta manera evitarás olvidos de última hora que podrán causar fugas. Una vez que has comprobado todo, será el momento de conectar tanto la corriente eléctrica como el desagüe. La toma de corriente se hará de manera fácil, pero teniendo en cuenta que necesitarás un enchufe que tenga toma de tierra. Por otro lado, conectarás los tubos para drenar el agua que ha quedado descartada a un desagüe que se encuentre cerca del producto.

    El punto final será la puesta en marcha. Cuando todo está en su sitio, deberás leer como se hace la puesta a punto tal y como te habla el fabricante en el manual de instrucciones. De esta manera podrás configurarlo tal y como te indica y no perder la garantía en ningún momento, teniendo un funcionamiento perfecto del aparato.

Clic aquí para llamarnos al ✆ 660 87 19 99