• Cómo arreglar el mecanismo de cisterna que pierde agua

  • Cómo arreglar el mecanismo de cisterna que pierde agua

    Uno de los elementos relacionados con el agua, que más utilizamos al día, aparte de los grifos, es la cisterna del inodoro. Con el tiempo y debido también al desgaste que tiene su mecanismo, puede llegar a ocasionar pérdidas de agua, las cuales, pueden ser de carácter leve, con un pequeño hilo, a pérdidas más graves que necesitan los servicios de un fontanero profesional. Esto puede ser un problema que no solo va a afectar al correcto funcionamiento de la cisterna, sino también a tu bolsillo, ya que dejar que el agua corra puede suponer un gasto innecesario que a veces puede llegar a ser muy costoso.

    ¿Cómo arreglar el mecanismo de cisterna que pierde agua?

    Para comenzar con los arreglos que van a solucionar la avería de tu inodoro, tendrás que conocer algunas partes básicas que forman el mecanismo de todas las cisternas que actualmente se venden. Es posible que en algunos casos, sobre todo según el modelo, algunas piezas vayan a ser diferentes, por lo que te recomendamos que en el supuesto caso de que no sepas cómo actuar, llames mejor a un fontanero, puesto que en ocasiones su actuación va a ser mucho más barata que el posible problema que puedas encontrarte, empeorando o rompiendo una de las piezas por un mal manejo.

    ¿Qué partes forman la cisterna?

    Para poder visualizar las partes internas de una cisterna, tendrás que levantar la tapa de la misma, que estará realizada por lo general de cerámica. Para eliminar esta pieza, tienes que tener cuidado de no dañar los botones que activan el vaciado, por lo que tienes que andar con mucho ojo, desenroscando dichas piezas y colocándolas en un lugar que no vaya a tocar nadie ni que se vayan a romper. Una vez que estas piezas han sido retiradas, tendrás que quitar la tapa, situándola igualmente en un lugar que no se vaya a dañar ni romper, pudiendo, como consejo, poner una toalla que no utilices en el suelo, colocando después esta pieza encima. Así, de esta manera, no tendrás que preocuparte de romper un azulejo ni que quede dañada la tapa de la cisterna.

    Una vez que has quitado esta pieza, lo que vas a encontrarte va a ser con dos especies de torres o columnas. Una de ellas es mucho más gruesa y se sitúa en la parte central, pudiendo ver que, en la cima, descansa el pulsador o pulsadores, según el tipo de cisterna que tengas instalada, es decir, de un solo vaciado, o de dos, con uno para el modo ahorro. Esta columna se encargará de coger el agua de la toma que está situada en la pared, y también será la indicada para activar todo el mecanismo interno por el que el agua es vaciada al retrete. La siguiente torre o columna se suele localizar en uno de los laterales, y cumple la función de antidesborde, regulando por medio de una pequeña boya el nivel del agua. Estas dos columnas se encuentran unidas por medio de un tubo de plástico, que además de silenciar todo el procedimiento, también se conectará con la propia taza del inodoro, la cual se encuentra en la parte inferior de la cisterna.

    Tipos de averías del mecanismo de la cisterna

    Goteo dentro del inodoro

    Posiblemente uno de los problemas más habituales que existen. Aunque no hayamos tirado de la cisterna y provocado el vaciado, nos damos cuenta de que existe un pequeño goteo que va desde la parte superior del retrete hasta abajo. Esto es debido comúnmente a que la goma que cierra el tanque de la cisterna, que se encuentra abajo del todo y que cumple la función de válvula selladora está pasada y por lo tanto, el agua se cuela por algunos de los huecos que va a dejar. Para poder arreglarlo, lo que vas a necesitar es cambiar dicha goma. Si no sabes de qué tipo se trata, lo mejor es que retires la goma, y te dirijas a una ferretería para que te den el modelo que necesitas, ya que en muchos casos puede cambiar, necesitando un tipo específico.

    Pérdida cuando se descarga

    Otra de las averías comunes es cuando, una vez que has accionado el vaciado de la cisterna, se intenta llenar pero sin embargo, no lo consigue, soltando constantemente el agua en vez de llenar el tanque de la cisterna. Esto suele ocurrir porque el mecanismo no encaja como debiese, y por lo tanto, la goma que anteriormente te hemos nombrado, no consigue cerrar. Para esto, lo mejor será cambiar dicha goma, para asegurarse que no nos encontramos con un problema muy parecido al anterior, aunque también tenemos que fijarnos en la goma que sujeta el inodoro y la cisterna, puesto que puede ser el causante de todo el problema.

    Mala regulación de la boya

    A veces y debido a una mala regulación del mecanismo de antidesborde, el agua puede llegar a rebosar y caer por la parte superior, algo que si no se para, puede llegar a inundaciones y problemas mayores. Normalmente lo que se consigue es que solo caiga un hilillo, pero como hemos dicho al principio, esto puede ocasionar grandes gastos de agua, además de humedades. Para esto, lo que tendremos que observar es que el palo que sujeta la boya se encuentra al menos 4 cm por debajo de la altura habitual, de esta manera conseguiremos que se solucione el problema.

    Estos son las averías más comunes y que cualquier persona puede arreglar, pero existen otras que van a requerir, o bien llamar a un fontanero, o cambiar todo el mecanismo, debiéndolo de quitar por completo para llevarlo a la tienda especializada y te consigan uno exactamente o compatible con el tuyo, puesto que tiene que concordar con las medidas de tu cisterna. Recuerda que durante todo el proceso, tienes que mirar que la llave de paso de agua este cerrada, para evitar pérdidas de agua mayores mientras vas a buscar las piezas o arreglas el mecanismo. Una vez que tengas todo comprado y en tu casa, tan solo tendrás que seguir con las instrucciones del fabricante para colocarlo, debiendo de hacer varias comprobaciones antes de dar el trabajo por finalizado.

Clic aquí para llamarnos al ✆ 660 87 19 99