• Cambiar la bañera por una columna de hidromasaje

  • Cambiar la bañera por una columna de hidromasaje

    Son muchas las razones por las que puedes querer cambiar una bañera convencional por una cabina o columna de hidromasaje. Ambas tienen diferentes ventajas respecto a la otra, por lo que la decisión siempre va a venir de manos del usuario que será el que prefiera qué tipo va a instalar en su cuarto de baño. A continuación, queremos ayudarte en tu elección, dándote algunas de las diferencias que existen entre estos dos productos, para que, a la hora de llamar a un fontanero para que realice la instalación completa, quedes satisfecho no solo del trabajo realizado por el profesional, sino que también le des el uso que andabas buscando.

    Diferencias entre bañera y columna de hidromasaje

    Precio del producto

    Lo primero que hay que hablar es del precio. El principal problema que va a tener la instalación de una columna de hidromasaje será su alto coste, a diferencia por ejemplo, de la bañera, la cual, posiblemente ya este instalada en el momento de adquirir la vivienda. En el supuesto caso de que la bañera viniera ya con la casa, tendríamos que añadir además del precio del propio producto, la instalación y retirada de la bañera, contando con los azulejos que deberás colocar y la mano de obra. Si en vez una bañera tienes instalada una cabina o ducha, introducir una columna será algo mucho más sencillo y más barato.

    Si pensáramos desde cero, es decir, sin que hubiese ninguno de los dos productos, el precio sería bastante similar, según siempre las características que tenga la bañera y la columna.

    Tamaño

    El tamaño tanto de un producto como de otro va a variar considerablemente según el espacio que tengas en el cuarto de baño. Si bien es cierto que una bañera puede ocupar mucho más, dejando un baño más estrecho, a la hora de disfrutar del baño puede ser un punto a favor respecto a las cabinas, puesto que pueden reducir mucho su tamaño.

    En el caso de que tengas un cuarto de baño pequeño, al instalar una cabina de hidromasaje vas a salir ganando, sobre todo porque por un lado tendrás algo más de espacio, quedando todo más despejado y no tan “ahogado” que con la bañera, puesto que con este elemento le incluiríamos las cortinas o paredes de cristal que consiguen que todo se encuentre más compacto.

    Si hablamos del espacio que tienes para ducharte, la bañera siempre te dará mayores posibilidades, ya que, una columna de hidromasaje será una pieza bastante grande que instalarás en un espacio pequeño,

    Prestaciones

    Si hablamos de lo que ofrece una y otra, está claro que gana por goleada la cabina de hidromasaje. Este producto va a conseguir que disfrutes como nunca de tu ducha, relajándote y dejándote el cuerpo como nuevo. Todo esto lo va a conseguir en un lugar cerrado y muy compacto, algo que la ducha no conseguirá (al menos en los modelos más baratos). Los baños son ideales para poder tumbarse, echar sales y espuma, pero esto siempre será así si se tiene un baño de grandes dimensiones, bastante largo, por lo que, si no tienes espacio para instalar uno con el que echarte a descansar mientras sientes el agua, no merece la pena.

    Las cabinas de hidromasaje también cuentan con el beneficio que pueden ser instaladas en muchos sitios diferentes, debido sobre todo a que son muy pequeñas en tamaño, algo que no ocurrirá con las bañeras.

    Mantenimiento

    Una vez que hemos hablado de las prestaciones, toca hablar del mantenimiento, parte importante para que nuestro producto pueda durar muchos años sin darnos ningún tipo de problemas ni tener que llamar a un fontanero para que nos solucione la papeleta.

    Respecto al mantenimiento decir que las columnas de hidromasaje son la opción más recomendada. La razón de esto es que te van a dar mayor número de soluciones para solucionar tu problema. Por ejemplo, en el caso de que tengas una avería en algunos de los jets, tan solo tendrás que cambiar esta pieza, manteniendo las antiguas que tenías, ahorrando bastante dinero. En el caso de las bañeras, sí es cierto que puede llegar a tardar mucho más en estropearse un producto de estas condiciones, pero sin embargo, cuando lo hacen, cambiar toda la pieza va a costar mucho dinero, tanto si hablamos de la propia bañera, como de las obras que tienes que hacer, algo que puede ser demasiado costoso. En el caso de la placa de ducha o hidromasaje, tan solo tendrás que retirar la parte que se ha estropeado, intentar repararla y luego volver a colocarla o sustituirla por una completamente nueva.

    Conclusiones finales

    Para llegar al final, y como te comentamos al principio, la decisión final siempre va a ser por parte del cliente y de sus exigencias. Lo que debes tener en cuenta antes de decantarte por comprar un modelo u otro, es saber el espacio que tienes en casa, y una vez que has identificado esto, deberás de mirar por lo que mejor se adapte a tus exigencias. Es posible que si tienes un gran cuarto de baño, la instalación de una bañera puede ser lo ideal, sobre todo para tumbarte de cuerpo entero, mientras te bañas con agua calienta y sales minerales. Sin embargo, si tienes un cuarto de baño estándar y bastante compacto, posible la bañera la utilices como placa de ducha. Esto es otro punto importante, ya que si en tu vivienda viven personas mayores, lo más recomendable siempre es la instalación de una placa ducha o una cabina de hidromasaje, ya que a estas personas les costará mucho levantar las piernas para introducirse en la bañera.

    En el campo de las prestaciones una columna de hidromasaje siempre va a salir ganando, ya que con tan poco espacio va a conseguir que tu ducha se convierta en una experiencia totalmente nueva y muy agradable, algo que una bañera no puede conseguir, a no ser que desees gastar mucho más dinero de la cuenta y adquieras una bañera con hidromasaje, pero estos productos suelen costar casi el doble de lo que podría salir una bañera convencional, y no es viable.

Clic aquí para llamarnos al ✆ 633 55 75 75